martes, 7 de septiembre de 2010

El "personalismo"

   La identificación que Yrigoyen establecía entre los intereses del partido, de la Nación y del pueblo lo llevaba a redimensionar su rol como delegado absoluto de la voluntad popular. Yrigoyen, representante simbólico de los sectores medios, irritó a sus adversarios y se convirtió, por su gravitación y su estilo "personalista", en un factor de polarización política. Se estaba con él o contra él. Para el líder radical, el partido era el intérprete de la razón pública y el representante de la soberanía nacional. La soberanía popular había pasado a ser la soberanía del partido y dentro del partido, su líder era su máximo y exclusivo representante. Esta concepción justificaba que Yrigoyen interpretara los actos eleccionarios donde se imponía ampliamente el radicalismo con la definición de plebiscito.

2 comentarios: